decoración-industrial

Elegante, sobrio, moderna, extravagante, vintage y terriblemente actual, la decoración industrial está de moda y conoce la receta para complacer a la mayoría de las parejas y familias en España.

Combina la luz y los espacios amplios con la calidez, la sencillez de los materiales vintage y reciclados y los materiales crudos y rústicos.

A la vez fría y tan cálida, esta decoración de moda responde a códigos muy precisos inspirados en las fábricas españolas. Descubre sus principios y algunas ideas para adoptarlo en tu casa.

¿Qué es la decoración industrial?

El estilo industrial, muy de moda en los últimos años, se inspira directamente en las fábricas e industrias. Fría y cálida a la vez, esta tendencia recuerda a los lofts europeos que vemos en películas y series de televisión.

Vintage y terriblemente moderna, la decoración industrial es apta para todas las edades, ya que mezcla lo informal con lo rústico, lo natural con el mundo fabril, lo bohemio con lo formal.

Tiene la particularidad y la ventaja de mezclarse con todos los estilos de interior gracias a su combinación de materiales como la madera, el hormigón y el metal, lo que le permite ser exclusivo o destilarse mediante pequeños toques en una o varias habitaciones.

Si la decoración industrial aboga por el uso de materias primas y grandes espacios, como las fábricas y plantas de las que toma sus influencias, es un estilo cuidadosamente estudiado y pensado.

De hecho, para tener éxito, la decoración industrial no puede dejarse al azar. Los códigos y las armonías deben respetarse con la máxima precisión.

Descubre los códigos y las reglas de oro en decoración industrial

Estos son los códigos o norma que se usan para crear una decoración industrial de estilo:

decoración-industrial

Un espacio abierto

El estilo industrial está directamente tomado de las fábricas. Por eso pensamos en abrir el espacio, dejando un techo alto y el mayor número posible de huecos para recordar la arquitectura de las grandes fábricas.

Las puertas y los tabiques son limitados, el espacio se abre a la luz en la medida de lo posible y se permite la circulación del aire. El techo de cristal es el símbolo perfecto del estilo industrial, ya que separa los espacios habitables sin marcar una ruptura y deja pasar la luz de una habitación a otra sin límites.

Materiales crudos, rústicos y robustos

La industria es un conjunto de metales brutos, rústicos y sólidos. Es una imagen de robustez, sencillez, calor frío y trabajo duro. A pesar de sus aires de estilo poco pulido y bohemio, la decoración industrial responde a códigos muy precisos en cuanto a materiales.

Se utilizan la madera, el acero, el metal, el zinc, los ladrillos y el cuero, y se mezclan estilos y materiales para conseguir un efecto más exitoso.

Optamos por lo envejecido, lo reciclado, lo desgastado, a imagen y semejanza del material que ha trabajado, que ha sudado sangre y agua para producir. Lo crudo es la clave: grandes espacios, volúmenes, claridad y materias primas para crear sus muebles y accesorios de interior.

Muebles funcionales

La sencillez y la funcionalidad están a la orden del día en la decoración industrial. Se acabaron las complicaciones y las florituras. El estilo de la fábrica requiere materiales crudos y muebles funcionales, prácticos, sólidos y vintage.

El mobiliario es sólido, imponente, cálido y lo más sencillo posible. Pero eso no significa que tengas que renunciar a la comodidad, sino todo lo contrario. El estilo industrial aboga por la sencillez, pero no descuida la calidez y el bienestar.

Luz cálida y bien distribuida

En el estilo industrial, la luz se distribuye en pequeños toques bien repartidos. La luz amarilla, en lugar de la blanca más fría, aporta calidez, y las lámparas colgantes de metal con marcos negros o grises se utilizan con gran sencillez.

La tendencia es que las bombillas y los faroles se cuelguen en racimos para recordar el aspecto de la fábrica y aportar la famosa calidez de este estilo

El reciclaje

La decoración industrial es vintage y simplista, por lo que utiliza materias primas y muebles y accesorios usados. En el contexto actual, que aboga por la sobriedad y el reciclaje, ¿qué mejor que acudir a mercadillos y ventas de garaje para encontrar tus muebles?

Para que la decoración sea un éxito, opta por accesorios desparejados, muebles con pátina y telas anticuadas. Al elegir una decoración industrial, proteges el planeta y tu cartera.

Colores armoniosos

El estilo industrial no es partidario de los colores vivos y llamativos. En cambio, utiliza el negro, el gris, el marrón, el acero y el cobre.

Estos son los colores que se encuentran naturalmente en las fábricas. Para los amantes del color, opta por toques discretos y juega con los accesorios. Para que sea puramente industrial, evita pintar las paredes de naranja o azul, y prefiere destilar tus colores favoritos en pequeños objetos, como cojines, sillas, lámparas y telas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba