efecto de los colores en la decoración

Cuándo decides hacer  un proyecto de decoración, elegir los colores que se adaptan a tu estilo y a tu interior puede ser un reto ¿Te gustaría probar? comenzamos y quédate con nosotros aprendiendo a sentirte bien en tu propia casa…

Los colores cambian nuestra percepción de una habitación a: cálida, luminosa, refinada, sofisticada… ¡Y también influyen en nuestro estado de ánimo! Algunos colores son relajantes y tranquilizadores; otros pueden tener un efecto vigorizante.

Esta semana además del blanco o referirnos al minimalismo o coloridos, hacemos más recomendaciones para que te animes a usar otros colores que influyan en tu estado de animo de acuerdo con tus gustos personales.

Esta pequeña guía te ayudará a conocer que colores puedes usar en tus ambientes, habitaciones o salones y que efecto tienen sobre tu estado de ánimo y cómo puede ayudarte.

Impacto psicológico de los colores en interiorismo y decoración

Cada color da un resultado estético, pero también tiene un fuerte poder psicológico. Por ejemplo, un color cálido o frío hará que una habitación parezca más cálida o más fría. Además, está científicamente demostrado que somos más productivos en entornos de color que en los blancos.

De hecho, necesitamos los colores porque son portadores de energía. Son energizantes o vigorizantes y desempeñan un papel esencial en nuestro bienestar. Esto explica por qué los niños adoran los colores brillantes.

En la rueda de los colores y sus efectos en la decoración

Existe una infinidad de colores, cuyos matices se pueden encontrar en nuestros hogares. La rueda de colores ofrece una representación esquemática de esto.

Estos matices son una herramienta interesante para asociar colores. En particular, permite jugar con las armonías (camafeos de colores cercanos entre sí) y los contrastes, por ejemplo.

Los contrastes funcionan especialmente bien entre colores complementarios, es decir, colores diametralmente opuestos en la rueda de colores (como el azul y el naranja).

En este caso, es aconsejable elegir un color dominante y utilizar el otro con más moderación, por ejemplo en forma de cojines o pequeños objetos decorativos dispersos por allí.

Así tenemos los siguiente matices:

efecto de los colores en la decoración

Entre cálido y frio

Nuestra percepción de los colores nos lleva a dividir la rueda de colores en dos partes: colores cálidos (amarillo, naranja y rojo) y colores fríos (azul, verde y violeta). De nuevo, se trata de una representación simplificada, ya que cada color puede ser, de hecho, cálido o frío en función de sus matices. Pero esta distinción debe tenerse en cuenta cuando se trata de crear una atmósfera particular en una habitación y así:

Los colores cálidos aportan una sensación de emoción. Son perfectas para las zonas de estar, como la cocina. Muy presentes, dan la impresión de reducir el espacio y por tanto, también favorecen los ambientes íntimos y acogedores.
Por el contrario, los colores fríos tienen la capacidad de ampliar visualmente una habitación. Apreciados por su efecto calmante, suelen elegirse para estancias de descanso como el dormitorio.

Una cuestión de alquimia de colores

efecto de los colores en la decoración

 

La alquimia de los colores no puede prescindir de los llamados colores «neutros»: blanco, beige, gris y negro. Sobrios y atemporales, pueden servir de base para su mobiliario o en pequeños toques. Son entonces sinónimo de relieve: los colores más claros crean un soplo de aire fresco; los más oscuros son ideales para resaltar los volúmenes o un elemento decorativo.

Además, el diálogo entre los colores puede verse reforzado o desviado por el uso de los materiales: los materiales naturales, como la madera y el lino, calientan los colores fríos, mientras que el acero o el hormigón suavizan la intensidad de los colores cálidos.

Guía  de colores para tu piso o tu hogar

  • Azul: el color favorito de los occidentales. Tranquiliza e inspira confianza. Es ideal para las mentes creativas. Claro, respira un soplo de frescura en nuestros interiores. Por otro lado, es el color menos apto para la comida que existe: no lo uses en un comedor o en la cocina. El azul está directamente relacionado con el agua, es ideal en un cuarto de baño, pero también en un salón y una oficina creativa.
  • Amarillo: el color menos apreciado en Occidente. Sin embargo, su vivacidad aporta calidez, alegría y positividad. Simboliza el éxito. Es ideal para una sala de estar, un comedor o un despacho porque ayuda a concentrarse, como el naranja.
  • El rojo: el color por excelencia. La pasión roja, la locura, el teatro, el cine. También simboliza el poder, la prohibición y el peligro al activar nuestro cerebro reptiliano. Este color fuerte domina todos los demás, por lo que debe utilizarse con moderación. Es bienvenido en un dormitorio para adultos… donde no sólo se duerme…
  • Verde: un color templado, se inspira directamente en la naturaleza, nos equilibra y se convierte en un símbolo de crecimiento. Combate el estrés y por tanto, puede ser beneficioso en determinadas oficinas. Al igual que el azul, también combate el ruido.
  • Naranja: su ánimo activa la comunicación y potencia nuestra energía. Es un color unificador. Por ello, el color Terracota, con sus tonos cálidos de naranja quemado, se adapta perfectamente a los salones. Este tono acogedor también se recomienda para un vestíbulo, un comedor o una cocina.
  • Rosa: asociado a la feminidad en Occidente, este color es ligero, amable y sinónimo de buen humor. Combate el estrés. Un blanco ligeramente rosado puede ser una opción adecuada en algunas habitaciones.
  • Violeta: Este color se asocia con la espiritualidad y la ambición. Misterioso, encuentra fácilmente su lugar en una habitación (¡está científicamente demostrado, que el malva o violeta es el color más afrodisíaco! ).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba